Sustituir la bañera por un plato de ducha es el primer paso para cambiar radicalmente un espacio que se debe adaptar a las exigencias del hogar. Que el cuarto de baño sea grande o pequeño, no imposibilita crear una zona cómoda y espaciosa para que no falte ningún elemento que propicie el bienestar en tus momentos íntimos.

Si eliges la instalación de un plato de obra tienes que tener en cuenta una serie de puntos para que no te lleves sorpresas desagradables una vez acabado el trabajo. En el mercado existe un amplio espectro de baldosas cerámicas que armonizan perfectamente suelo y paredes:
-Accesibilidad- El baño siempre debe estar diseñado pensando en un espacio óptimo para la movilidad en su interior. La ducha de obra en un espacio ajustado es preferible crearla al fondo, formando esquina; sin embargo si se trata de un baño espacioso entonces se puede jugar con el área, incluso tener la posibilidad de crear la ducha de obra en el centro del habitáculo. Pensar en la colocación de una silla para la ducha, necesaria muchas veces para personas mayores o en casos de convalecencia, es ser previsor con dignidad.
-Resistencia/durabilidad– Las baldosas que se elijan para el suelo deben ser muy resistentes a rayados, desconchados y a dilataciones. No podemos colocar cualquier tipo de baldosa, por muy bella que sea, pues se debe tener en cuenta la resistencia del material con el paso del tiempo, tránsito y caída de objetos sobre este suelo – ducha.
-Antideslizante – Para que no se produzcan resbalones en la ducha de obra, hay que observar con especial relevancia este punto. En las características de las baldosas siempre viene señalizada si se trata de un producto preparado para que no existan peligros de caídas.
-Limpieza/mantenimiento -Su limpieza tiene que ser exhaustiva y diaria para que el cloro del agua no se convierta en una película babosa y desagradable. El mantenimiento correcto consigue que los hongos no hagan una visita a este espacio que siempre debe estar seco y limpio una vez se haya utilizado. La limpieza con oxígeno activo es una de las opciones más utilizadas.
-Acabados/impermeabilización – Un buen tratamiento de impermeabilización antes de revestir las paredes y por supuesto el suelo de nuestra ducha es esencial para que los materiales colocados, al contacto con el agua, no filtren ni una sola gota y proteja dicho espacio. Por otro lado la instalación de sumideros, rejillas o desagües son imprescindibles (a elegir el más adecuado) y existe una gran variedad en el mercado para tener una óptima salida del agua, y su estética no esté reñida con el resto de materiales. Recuerda que la pendiente para el deslizamiento del agua, cuando se esté realizando la obra, es un asunto a tener muy en cuenta. Al estar el suelo del baño alineado debemos saber que el desnivel en la zona de ducha tiene que estar dirigido hacia el sumidero, no puede haber desvíos de corrientes de agua hacia otras zonas, tiene que tener una caída muy fluida. En el mercado hay unos paneles de pendiente, cuya instalación es sencilla y segura, y se utilizan como guías para que no se cometan errores con la inclinación.
Ya puedes disfrutar de un baño nuevo, sofisticado y cómodo.

Claves para la instalación de platos

Claves para la instalación de platos

Guardar Duchas de obra: La Ducha a tu medida

Duchas de obra: La Ducha a tu medida

Instalar una ducha de obra a ras de suelo

Instalar una ducha de obra a ras de suelo

unico cuarto de bano ducha obra del cuartos de bano con ducha de pizarra

único cuarto de baño ducha obra del cuartos de baño con ducha de pizarra